Sobre mi proyecto en youtube

Recién estuve aproximadamente una hora intentando grabar un video de 5 minutos para subir a youtube brindado "consejos" para dejar de usar medicación psiquiátrica. No hubo forma de que pudiera hacerlo. Realicé varios intentos, los cuales todos se interrumpían por una sensación física que me indicaba "¿¡qué estás haciendo!?" un poco como una alerta y otro poco como una pregunta. 
La sensación no tiene que ver con la vergüenza ni el pudro porque trabajé y trabajo como actor, por lo cual tengo formas para distinguir cuando algo me da vergüenza y cuando algo me detiene. En este caso no me detiene la vergüenza, sino el formato. Las redes sociales audiovisuales, promueven mucho la "consejería" como consumo audiovisual. Sin darme cuenta, la respuesta a la pregunta que me hizo mi cuerpo, era: no hagas esto que la plataforma promueve que hagas. 
Entonces, cuando guardé la cámara de video me vino la sensación de un lenguaje para filmar videos sobre drogas psiquiátricas: el humor.  Aun no publiqué nada, pero supongo que volveré a intentarlo más adelante, mas relajado y riéndome un poco mas de mi mismo. 

Por ahora mi canal de youtube "AlanRobinsonOk" tiene contenidos que me gustan, pero quiero darle un nuevo rumbo que aun no logro encontrar. 

"El arte te da una percepción mas sensible de los períodos de locura" Trini Ibarra

Trini Ibarra es una artista audiovisual mexicana que atravesó la experiencia de varias crisis psicóticas y logró darle un sentido personal al trastorno bipolar mediante sus obras audiovisuales. 
En esta entrevista nos cuenta cómo trabaja con su locura y cómo logra compartir su sensibilidad y experiencias. 







¿Como te presentas a vos misma?


Una vez escribí un texto sobre mi trabajo que se llama "Pautas coreográficas. Encuentro interno. Me defino en dos tipos de velocidades. A veces una cede a la otra. Se entremezclan o compiten. Me gusta identificar estos movimientos también como estados. Uno volátil y otro sólido. La forma en la que mi vida transcurre es sin duda con impulsividad y desbordamiento de imágenes, control y calculo geométrico. Estoy en los dos movimientos o entre ambos. A veces me confundo, otras veces lo disfruto. Me muevo entre ciertas pautas coreográficas, hábitos y gestos que me ayudan a identificar en que ritmo voy a caer". 
Me defino como artista visual, ya que según mi entendimiento el artista plástico usa técnicas mas tradicionales. El artista visual mezcla técnicas tradicionales con técnicas multimedia. mis dos canales de trabajo son con el collage y con el live - cinema mezclo procesos híbridos que pueden ser fotografías, periódico y dibujo con stop - motion, es decir animaciones a partir de recortes. Las practicas de collage y de live - cinema las mantengo en un pensamiento de dibujo que a su vez está motivado por el fragmento, el detalle y el encuadre, que es muy del medio audiovisual. A partir de este encuadre rehago composiciones y montajes para crear nuevos hilos narrativos. 

¿Como aparecen los cinco sentidos en tu obra Ensayos corpóreos?

Creo que la vista es el sentido preponderante, sin embargo está cargada de todos los demás sentidos, del pensamiento y las emociones. Le doy importancia a la composición y la forma en que se acomodan los elementos visuales para provocar ciertas sensaciones e intensidades en el otro. En Ensayos corpóreos trato de mostrar posturas mas kinestesicas que remitan a algo mas corporal tal como el titulo de la obra lo dice. También hay mutilaciones y formas distintas de presentar el cuerpo ante la mirada del otro. 

¿Como fue el proceso de realización tu obra Sobrevivencia?


Es una serie compuesta por la diversidad de representación animal. Las hice con periódico, porque es un material muy frágil, lo cual me enamora junto al aspecto mate y que ahí se depositan las noticias y la historia de un país. El proceso fue muy intuitivo a partir del pensamiento de dibujo. Esa obra coincide con un momento de salir de una crisis personal hacia un respiro fresco en mi vida. Es simbólico como las transformaciones gráficas de animales me ayudo a mi a volver a contactar conmigo, porque intente sostener un vinculo con las representaciones gráficas.


¿Te interesa que tus obras se vendan?

Las exposiciones son importantes porque ahí se confronta, se ajusta el dialogo con el otro. Son esenciales, la razón de ser porque se comparten. Tuve distintas expos colectivas en la ciudad de México desde el año 2011 en espacios como galería la 77, centro ADN, teatro las artes en CCD, centro multimedia, en CNA, La Esmeralda. Actualmente vivo en la ciudad de Mérida, en Yucatán. Vendí obras. Aun no tengo una galería estable, sino que vendí de obras de manera independiente. Creo que vender obras es indispensable ayuda a que uno tenga un sustento y pueda seguir produciendo. Ahora voy a empezar a dar clases y diversificar desde collage y live cinema. Creo que en los espacios de exposición el conversatorio con el público ya se vuelve indispensable. Yo me volví solitaria y ensimismada por mis crisis, por lo cual me gustaría tener mas alianzas con circuitos de galerías y de ventas. Creo que hoy internet es una plataforma muy rica que puede proyectarte a muchas partes. 


Después de leer tu MANIFIESTO quiero preguntarte ¿Que significa la escición y reconstrucción de tu experiencia con el trastorno bipolar?

En la crisis psicótica se experimenta manía, hiperactividad, verborrea, delirios, alucinaciones y percepción aumentada. Todo esto es una escisión en la vida cotidiana que te da matices y te concentra a lo inconsciente. Así lo he vivido yo y me dio mucho aprendizaje al regresar de todo este viaje onírico e inconsciente. Al estar despierta tanto tiempo, tener pesadillas o sueños muy vividos, se conoce un material inconsciente extraordinario de la personalidad. Ahí hay mucho auto conocimiento. 
Yo retomo estas vivencias para trabajarlas en el arte, para reconfigurar esos fragmentos, para hacer lineas narrativas que puedan contactar con otros y haya una empatía hacia estos procesos. Sobre todo quiero dejar claro que estos procesos son espontáneos, son crisis tal vez de unos cuantos días, pero las personas que tenemos estas condiciones no estamos así todo el tiempo. Se puede estar estable o tener control. La escisión y el fragmento, son recuerdos sobre la manía pero desde la estabilidad. Es como la narrativa del sueño, pero estando consciente. 

¿Que se puede aprender de la memoria del delirio y la alucinación en el proceso creativo?

En la memoria del recuerdo del delirio y la alucinación hay un material muy rico para el proceso creativo porque uno contacta consigo mismo, con un material inconsciente muy importante. Al hacer procesos lógicos e ilógicos, lo haces consiente y te dan piezas muy importantes. Entiendo como proceso creativo poder enlazar ideas, hechos dispares que te llevan a nuevos resultados. El recuerdo del delirio te da la libertad de jugar mas espontáneamente, a crear canales de sentidos distintos, y una lógica distinta. Recordarlos es una fuente inagotable. 

¿Como rescatas tu identidad en el delirio y las alucinaciones?

Mi pieza "Luz de las seis" está movida por el episodio psicótico que tuve del trastorno bipolar de forma catártica. Las primeras versiones de la pieza se inclinan mas hacia la manía y la última mas hacia la depresión, procesos mas pausados y reflexivos.  Rescato mi identidad con estos procesos creativos retomando el delirio, alucinaciones y síntomas a través de los recursos del arte con el arte, el live - cinema en donde trabajo con fragmentos al igual como los cuales las crisis suceden. Live - cinema es una presentación audiovisual en tiempo real. Tengo por ejemplo 10 videos, los mezclo en vivo, y a la otra presentación cambio la secuencia de los 10 videos, y creo otra secuencia narrativa distinta. Con esto fragmentos de videos tengo escenarios que planteo en "Luz de las seis" de los distintos hechos que me refieren de forma mas simbólica a mi experiencia. 
Por ejemplo tengo un escenario de unas lunas reflejadas en agua, que remiten lo consciente y lo inconsciente de mi experiencia. Luego tengo un sol nublado que es como la luz incipiente dentro de la oscuridad. Otro escenario es mi cuerpo encerrado en una tela golpeándola, que representa el proceso de lucha, ensimismada, la incomprensión sobre una misma y de querer salir de este proceso tan fuerte y brutal. Luego hay una escenario de una imagen de un telar, que permite fugar ideas muy rápidas que se van como en la manía. Este telar es como una imagen de constelación.
Todos estos personajes, cada loop es como un personaje que yo lo voy mezclando en vivo. Se transforman ante mi y me muestran muecas. A cada mezcla le puedo dar una forma distinta, lo cual la hace un recordatorio, un espejo constante. Ver estos loops audiovisuales, que para mi son personajes es muy sanador porque es ver mis crisis de una nueva forma y digerirla. Rescato mi identidad al crear narraciones distintas con estos materiales. Digamos que sano, que me libero al proyectar estos recuerdos, y  es como que puedo honrar mi periodo de locura, mi soledad, mis tristezas, mi manía exacerbada de mi personalidad. Al compartir con el publico descubro otros sentimientos centrados en el ahora. La retroalimentación de compartir es para mi lo más bonito. Es importante tratar estos temas abiertamente y con una actitud de aprendizaje. 

¿Encontraste formas de discriminación sobre tu mirada de la locura en ámbitos que no son artísticos? 


Mis piezas audiovisuales tienen una especie de vida propia, de exigencias que me fueron marcando. Con "Luz de las seis" estoy cada vez mas inmersa en el activismo. Estuve en una mesa de dialogo sobre discapacidad psicosocial compartiendo mis procesos creativos de "Luz de las seis" y mis procesos de aprendizaje de la locura. Para mi es lo mas importante hablar abiertamente, con un lenguaje distinto al linea de las palabras. 
Para mi lo mas importante es hablar desde el arte porque te da una percepción sensible de los hechos mas rica, no verbal, intuitiva, kinestesica, que te remite a procesos imaginativos. El arte te da una percepción mas sensible de los periodos locura. Creo que "Luz de las seis" es un llamado a lidiar con el estigma. Me ha tocado en círculos sociales ver la importancia del lenguaje. Con el lenguaje se construye el mundo. El lenguaje no inclusivo no ayuda y creo que eso es una brecha que tenemos en México y muchos otros países. Desde ahí mi granito de arena es hablar mas abiertamente de estos procesos con respeto. Aprendiendo de ellos. 
Como artista luego de ver ante mis ojos como se desplegó "Luz de las seis" tengo la responsabilidad conmigo misma de honrar mi periodo de locura y con otros que estén pasando por un periodo semejante. Tengo que dar mi mano, mi vos, mi sensibilidad y mi aliento. La vida sigue y estos momentos difíciles pasan y se pueden volver muy gratos porque aprendes a ver la vida de otra forma, de una manera aumentada y exacerbada. "Luz de las seis" me dio el compromiso de hablar abiertamente y formarme como activista. 


En el siguiente enlace podés ver "Luz de las seis" y otras obras de Trini Ibarra: http://triniibarra.com/obras/luz-de-las-seis/



"Fhuir": reirnos para sobrevivir

"Fhuir" es la nueva propuesta de Julia Muzio y Jorge Costa,  que sostienen una ya popular compañía teatral hace 15 años, que nos ha brindado piezas tan sutiles y sensibles como "Mi.Me", tan carnavalescas y delirantes como "Tamorto" y tan necesarias para la  historia del arte como "Humanidad S.A". 



En esta oportunidad Muzio y Costa, dan un nuevo paso en su camino artístico y nos ofrecen una obra donde llevan a escenas los conflictos cotidianos de una pareja luchando contra obligaciones cotidianas como la crianza, el trabajo y la sexualidad. En "Fhuir" todo lo que la sociedad nos impone queda en evidencia, porque sus personajes al escapar del idioma dejan al desnudo los perversos e invisibles hilos del control social. En ese momento es cuando los personajes fracasan y sufren sistemáticamente, sin saber porque están fracasando y sufriendo. 

Pero "Fhuir" no es un drama para lamentarse sino que se trata de una inteligente comedia que mediante la danza y el teatro muestra por ejemplo una pareja desayunando que ya no tiene fuerzas ni para salir de su casa, o a una mujer a la que "estar bien" mientras hace gimnasia en una plaza se le ha vuelto una obligación de vida o muerte. 

Nos vemos reflejados en más de una escena, porque sabemos que a veces las tareas cotidianas se pueden volver una obligación insoportable si perdemos el sentido del humor. Podríamos especular que "Fhuir" demuestra la vigencia de la poética artaudiana en tiempos de alienaciones peligrosas para las "democracias" capturadas por los medios de comunicación. Pero no nos vamos a desviar de esta reseña...

Es maravilloso poder disfrutar con tanto placer una obra en la que no se utiliza el idioma. Estamos tan saturados con los medios de comunicación, la publicidad y las redes sociales, que conmueve ver a dos artistas en escena, bailando, jugando y actuando que nos cuentan la historia de una pareja con música e imágenes. 

"Fhuir, épica de la vida cotidiana" no es solo una obra de danza y de teatro, sino que es una propuesta estética tan sutil y delicada como divertida y mágica. Ojalá muchas personas puedan disfrutar de esta pequeña y enorme historia del teatro porteño. 

CUANDO: Viernes 21 hs.
DONDE: Av. Corrientes 1624.


Actúan:
Jorge Costa, Julia Muzio
Vestuario:
Almendra Vestuarios
Escenografía:
Pablo Cordero Jaure
Objetos:
Gabriela Guastavino
Sombras:
Alejandro Bustos
Diseño gráfico:
Renata Cymlich
Asistencia De Piso:
Yamila CaireZeta
Asistencia de iluminación:
Miguel Angel Madrid
Dirección De Movimiento:
Mariangeles Gagliano
Dirección:
CiadeTeatroCorporalJulia Muzio



El arte y la perspectiva neurodivergente.

Durante muchos años, consideré que tener un psiquiatra como amigo era equiparable, a tener un amigo de ideología Nazi.  Esta comparación se debe a que son los psiquiatras quienes ordenan aplicar electroshocks, quienes ordenan usar las celdas de aislamiento, quienes ordenan los sometimientos mecánicos, y quienes dan inyecciones fulminantes. Los hospitales monovalentes, además tienen la lógica de los campos de exterminio. 


Alan Robinson y Martín Ortiz. 2015

Pero cambié un poco mi punto de vista al mirar a las personas psiquiatras desde el arte, y logré realizar el difícil ejercicio de ponerme en el lugar de ellos. Entonces, desde el teatro pude ver a los psiquiatras como a personas individuales. Esta posición me permitió escribir junto a Martín Ortiz un texto dramático que estrenamos juntos en el año 2016. En el espectáculo unipersonal "Un Psiquiatra" yo interpretaba justamente a un personaje que trabajaba de psiquiatra y había sido encerrado en un loquero. Martin Ortiz me dirigió en ese proceso que fue muy enriquecedor no solo en lo profesional, sino también en lo humano. 


"Un Psiquiatra", Buenos Aires. 2016

Fue así como empecé a escuchar distintas personas que trabajan de psiquiatras. Hace poco un psiquiatra paraguayo, a quien no voy a nombrar para no contribuir con su cadena de distribución narcótica, me empezó a realizar preguntas por watssap. Sus preguntas eran honestas y genuinas, porque uno sabe cuando una persona se está cuestionando y cuando se está comportando de manera progresista. La esencia de mi trabajo artístico es cuestionarme

Este psiquiatra de Paraguay un día me preguntó acerca de la perspectiva neurodivergente en su trabajo. El origen del concepto es del activismo autista. fue la comunidad autista, quien ofreció la dicotomía entre personas neurotípicas y personas neurodivergentes. Si bien las dicotomías son odiosas, en determinados procesos históricos son necesarias para lograr transformaciones sociales. Si bien mi diagnostico no fue autismo, me identifico con todos los problemas que las personas autistas deben enfrentar en su vida. Estos problemas son distintos de los problemas que deben enfrentar las personas neurotípicas. Esto es lo primero que quienes trabajan en salud mental deben reconocer ideológica y políticamente.

  • Cuales son los problemas específicos que las personas neurodivergentes enfrentamos.

La perspectiva neurodivergente en el trabajo de psiquiatras, psicólogas, enfermeras, abogados, jueces y trabajadores sociales, implica aceptar antes que nada un debate ideológico. Toda relación entre una persona neurotípica y una persona neurodivergente, implica una relación opresor - oprimido, que se puede transformar en una relación victimario - victima, por ejemplo cuando el psiquiatra le prescribe narcóticos al paciente. Entonces, 

  • Cuando el médico decide prescribir droga psiquiátrica, automáticamente abandona la perspectiva neurodivergente, y reafirma la cultura anti psicótica. 

Ahora bien, siguiendo una ética de la locura corresponde cuestionarnos nuestra adicción a la psiquiatría. Cuando las personas neurodivergentes aceptamos la droga psiquiátrica, caemos nuevamente en nuestra adicción a la psiquiatría, que es solamente el camino más fácil, una forma más de anestesiar nuestra vida. 

Yo viví muchos años anestesiado, pero gracias a exigencias de mi oficio artístico tuve que aprender a convivir con todas mis emociones, visiones y voces. No fue fácil, pero es posible.


"Un Psiquiatra", Buenos Aires. 2016