Autoayuda


Una vez probé la medicina alternativa, la Homeopatía, que se estudia luego de obtener el título de médico Halopata.
Me sorprendí cuando entré al consultorio del Homeopata porque era igual que un consultorio de un clínico normal. Me dijo, te voy a hacer unas preguntas que los Homeopatas hacemos como cuestionario de rutina. Tal vez te parezcan raras.

-¿Dormís boca arriba o boca abajo?
- En posición de bebé
-mmm...bien. ¿Transpirás mucho?
-Cuando juego al futbol. Juego en el mediocampo y soy de los que corren
-mmm...bien. Entiendo. (Él Jugaría en el mediocampo, me pregunté) ¿Como es tu relación con tus pies?
- eeehhh...No se, creo que es buena.
- Bien. Eso es todo.

Tipeó muchas cosas en su computadora y me recetó Veratrum Album, unas gotitas que no funcionaron y en la 4 consulta me recetó otras gotitas, Pango, que tampoco funcionaron, por más que yo ponía toda mi fe en que funcionaran.
Tuve la mala suerte de dar con un Homeopata Chanta, porque esté médico que sostenía que la Homeopatía hacía prevención, no me previno de una enfermedad que me agarré tomando las gotitas.
Aun así sigo creyendo que es mejor las medicinas preventivas y alternativas que la medicina tradicional.


1 comentario:

Reno dijo...

al final todo es cuestión de fe pareceria ser