La flaca.

En el año 2005 di clases de teatro para los pacientes psiquiatricos del hospital público, Piñero. Una paciente que para conservar su anonimato llamaré "La Flaca". Ella tenía principios de paranoia y por momentos sentía una conexión especial con Simone de Bevoire, fallecida amante y discípula de Jean Paul sartre.
Meses más tarde que terminé ese trabajo empecé a cruzarme a la flaca por las calles del barrio. Una vez me siguió, otra vez me hizo el gesto de "Fuck you" desde la vereda contraria por la que venía caminando y una vez me amenazó "Te voy a pisar el pie izquierdo".
Hasta que un día me cansé. La ví venir caminando pero cruzé a la vereda de enfrente. se detiene y me grita.

-Te voy a pisar el pie derecho, sabés?
- ¿Qué te pasa? Le contesté con firmeza
-No te hagas el cara de buenito. Yo se que me estás siguiendo.

Decidí cruzar la calle con esperanzas de desarmar sus conjeturas delirantes.

Ataqué sin temor
-Decime porqué y para que te estoy siguiendo, ¿a ver?
-Yo se que ustedes me están siguiendo. Respondió sorprendida dando un paso atrás
-Entonces decime quienes somos nosotros y porque te seguimos justo a vos.

En este pequeño instánte dudó de todo porque yo la miraba indignado y amenazante. Intentaba que ella sintiera que me molestaba muchoque me acuse de ser parte de una espionaje secreto contra ella.

-No estoy paranoica. Yo se que me están siguiendo.

Retrocedió y se fue medio asustada, medio sorprendida, medio confundida.
No es la intención de esta anécdota reirme de una persona con una enfermedad o trastorno mental, auqnue pueda resultar gracioso. Sino por el contrario pensar en el miedo que el "loco" y el "Normal" se tienen mutuamente. Y por otro lado pensar que cuando ese miedo se libera desaparece la discriminación.

No hay comentarios: