El "teatro independiente" murió

Una de las utilidades de las palabras es resumir ideas y definir realidades. Por ejemplo hace como casi 100 años se acuño el termino "Teatro Independiente", para diferenciarlo del teatro comercial. Claro que allá y entonces no existían ni el cine, ni la TV, ni Internet. Antes había 3 funciones por día de cualquier obra. Era una realidad muy distinta.
Tampoco existía un estado paternalista, porque el teatro "Independiente" nació antes de Argentina se volviera un país peronista. Pasaron los años y el rol del estado se volvió no solo paternalista, sino subsidiario.
El llamado teatro independiente, hoy, depende de subsidios, becas, premios y agentes de prensa para poder ser un trabajo rentable.
A veces las definiciones, a medida que pasan los años, se oxidan y ya no sirven. Es necesario cambiarlas. Solo por poner un ejemplo: Cuando Nietsche escribió "Dios ha muerto", no lo dijo en el sentido literal de la palabra. Se anuncia la muerte de una idea que corresponde al pasado, una idea que cambió porque la cultura ya la dejó atrás. Dios en la actual crisis del judeo cristianismo ha muerto. La idea de Dios cambió.
El Teatro Independiente, ya no existe entre nosotros. Murió.

No hay comentarios: