La Nº 1

Creo que tengo una anécdota que supera cualquier crisis grupal imaginable. 
Empiezo por el final. Una vez, una actriz me pegó. Con un libreto. Se acercó y frente a todos me pegó un "libretazo"

Fue hace unos años. Era un grupo de 9 actrices, teníamos muchos problemas, pero nada justifica la violencia física. Los psicólogos grupales podrán especular con las formas de violencia, y que en realidad no me pegaba a mi, le pegaba a su padre y los emergentes y los portavoces. 

Pero no señores, a mi no me chamuyen, hay limites que no deben cruzarse y hay códigos que no deben violarse. 

En una reunión sobre los problemas de grupo yo mencioné que la actriz siempre llegaba tarde y su problema era protagonista. Yo había olvidado en el ensayo anterior el guión de luces que ella había traído. Enojadísima, se acercó a i, luego de escuchar lo que yo tenía para decir de sus llegadas tarde y la complicidad grupal. Se acercó y me pegó con el guión de luces contrataccando "UN DIRECTOR NO SE OLVIDA EL GUIÖN". Y me pegó con el guión.

Yo hice silencio. El aire se cortaba concuchillo. La actriz rompió en llanto y la charla derivó del trabajo a lo personal, como suele suceder en las crisis grupales.



No hay comentarios: