Palabras para descansar

Sobre las dificultades que este enorme director de actores tuvo para dirigir en un idioma que no dominaba, el alemán.

"...y me di cuenta que la palabra justa, dicha en el momento justo, en ese instánte fugaz, había sido mi instrumento más fiel en la dirección de actores. Esa palabra que no rompe el ritmo del trabajo, que no distrae la concentración del actor ni mi propia audición. La palabra ligera, eficaz que surge intuitivamente y es la adecuada. tuve que admitir con rabia, tristeza e impaciencia, que esa palabra no podía surgir de mi rudimentario alemán"*

*Bergman, Ingmar. La linterna mágica.



dirigiéndolas. 

No hay comentarios: