Artaud

Juego a la pelota. Soy Hincha de Independiente y de Artaud. El que se apasionó con "El Teatro y su Doble", lo vive como jugar a la pelota, en el potrero embarrado con amigos. 

Alberto Ure en "sacate la Careta" comenta que leyó la publicación de Charles Morowitz sobre su trabajo junto a Peter Brook "sus ejercicios en búsqueda del actor "artaudiano" -rota toda referencia al naturalismo- fueron probados hasta el agotamiento y, evidentemente, resultaban en una ampliación del campo de conciencia del actor y en formas narrativas que para mi eran nuevas." Resultado objetivo, si es que consideramos a Brook un referente serio. 

Hablar de Artaud como un cuerpo de coherente de pensamientos aplicables al teatro, descompone la obra literaria. Creo que es fundamental dada la complejidad y contradicciones teóricas del autor es necesario hacer un recorte de "El teatro y su doble", aislándolo del resto de su obra y empezar a analizar las posibilidades de ejercitar los principios de trabajo para el actor y el director. 

Si consideramos técnica actoral, como los ejercicios necesarios en determinado orden lógico para fabricar un personaje, no vamos a encontrar en el libro nada más que literatura, metafísica y asociaciones entre la enfermedad y la obra, como le pasó al bueno o "zorro" de Grotowski cuando escribe el capítulo "No era totalmente él" (en, Un Teatro pobre) donde desautoriza toda posibilidad concreta de realización artística de las priincipios de trabajo en "El teatro y su doble". Además recientemente se especula con que Artaud, antes de su primer internación psiquiátrica, haya sido tratado como sifilítico cuando realmente no lo era y este tratamiento pudo haber producido las primeras heridas y dolores en su psiquis (Rey, Pedro. Textos Escogidos. 2007.)  Por otro lado en muchas de sus obras que fueron escritas en periodos de internación Artaud analiza sobre su "propia locura". Me parece que, considerando la evolución de la medicina psiquiatrica, aquello que antes era considerado "enfermedad" hoy solo se diagnostica como "Trastorno" o "Desorden", la "locura" de Artaud merece al menos un revisionismo, una nueva calificación. Por otro lado hoy día ningún "Loco", conciente de su "locura" puede considerárselo "Loco". 

Volviendo a la cuestión técnica en Antonin, si considerámos a la técnica como el camino, el mapa y la brújular para convocar un personaje descubrimos que el Teatro de la Crueldad no se puede manifestar sin el concepto más lejano para el ateo dialéctico materialista, la FE. En El Teatro y su doble, aclara en una de las cartas una malainterpretación superficial, que hoy todavía persiste sobre la Crueldad "Desde el punto de vista del espíritu, crueldad significa rigor, aplicación y desición implacable, determinación irreversible, absoluta" y más adelante "El teatro de la crueldad" es ante todo un teatro cruel, dificil para mi mismo" Si Brook decía que "Artaud aplicado era Artaud traicionado" ese Brook es como el Grotowsky que quiso hacer del teatro un ritual dialéctico.

El ritual es fenomenólogico, no se opone a nada, no es consecuencia de nada y por eso hoy más que nuca el ritual es subversivo.

No hay comentarios: