Percepciones

El gran misterio es el alimento del arte del actor. Siempre recuerdo una frase de la película Hiroshima, Mon Amour: "La locura es como el amor, así como viene se va". 
No es mi inteción, reinvindicar la locura. Pero hay una alegoría válida, al menos para mi, entre la "actuación" y la "alucinación". El alienado que modifica su conducta porque ve, escucha, piensa, siente cosas, víctima de un cambio súbito y descontrolado de su percepción de la realidad, atraviesa un aqui y ahora distinto, un otro estado de verdad, del cual por su condición de alienado no puede regresar. Ese estado de verdad, es el cual el actor puede alcanzar mediante la técnica. 
Castaneda, en uno de sus libros relata que los brujo Yaquis creen que existen muchos "Puntos de encaje" (Estados perceptivos) que el guerrero debe descubrir. El guerrero o aprendiz de brujo debe aprender a mover y modificar su percepción mediante un tenaz entrenamiento psicofísico (Tensegridad: como el Zen pero americano, con ritmos y bailes)
Al proponer que percepción es la suma de línea de pensamiento, mas emoción, más acción, más historia, más vinculos, más deseo; e imaginando que existen ilimitadas percepciones, ingresamos al personaje por un cambio de la propia percepción.

No hay comentarios: