Teatro y ritualidad. 02

El ejemplo que más se ajusta espectador libre es el espectador del carnaval. La teatralidad del carnaval, el diseño tradicional de su monatje en escena, comprendiendo que no es una obra de teatro propiamente dicha, le ofrece al espectador la posibilidad de participar realmente.
Cantar. Bailar. Jugar a la espuma. Moverse. Cambiar el lugar del espectador por el de actor y viceversa libremente.
En mi opinión la ritualidad en teatro, nos brinda éste fertil horizonte: Inventar, manteniendo las formas del teatro (Ni happening, ni psicodrama), contenidos que hagan del teatro un espacio de libertad de participación. Es cierto que el espectador no comparte el oficio del actor, (porque no tiene formación) pero eso es lo que personalmente me atrae. Ofrecerle la posibilidad.
La "Zona de Veda" que separa ficción de realidad quedaría simbolizada por la puerta de entrada a la sala teatro. Un abrazo. El espectador va a ver teatro porque hacemos un teatro que necesita ser visto, presentado, mostrado.

No hay comentarios: