Amigos teatrales .01


Tengo un amigo, que me propone proyectos que hasta ahora nadie de quienes participamos tiene muy claro de que se trata. Sabemos que hay experimentos y magias y cosas por el estilo. A continuación transcribo un correo electrónico de mi amigo Franco que me escribe:


Como para ir empezando...

"¡Qué extraña paradoja!

Todo guerrero que se encuentra en el camino del conocimiento, en algún momento piensa que está aprendiendo brujería. Mas todo lo que hace es dejarse convencer del poder que se halla escondido dentro de su ser, y que él tiene acceso a este poder.

Lo que necesitamos hacer para que la magia pueda apoderarse de nosotros es desvanecer las dudas de nuestras mentes. Una vez desvanecidas las dudas, todo es posible.

Don Juan Matus"


Abrazo cósmico.


Desde algún punto del infinito,

Don Franco
y más adelante mi amigo vuelve a insistir.
Y esto...

Inglaterra,16 de mayo de 1970.
Interlocutor: ¿Puede usted explicarme cómo la mente vence al cuerpo de manera que éste pueda suspenderse en el aire?
Krishnamurti: ¿Está usted realmente interesado en esto?. No sé por que desea flotar en el aire. La mente está siempre buscando algo misterioso, algo oculto, que nadie más pueda descubrir y eso nos da una tremenda sensación de importancia, de vanidad, de prestigio. Nos convertimos en el "místico".Hay una cosa tremenda llamada "lo inconmensurable". Pero antes, tenemos que comprender "lo conmensurable".Se han tomado fotografías de personas que han flotado en el aire. El que les habla las ha visto.Si está realmente interesado en flotar en el aire -no se por que debe estarlo, pero si lo está- usted tiene que tener un cuerpo maravilloso, sumamente sensible, no debe ingerir bebidas embriagantes, ni fumar, ni usar drogas, ni comer carne. Tiene que tener un cuerpo que sea totalmente flexible, saludable, que tenga su propia inteligencia, no la inteligencia que la mente impone sobre el cuerpo.Y si ha pasado por todo eso, puede que entonces averigüe que el flotar en el aire no tiene importancia alguna.


Abrazo.
Desde algún punto del infinito,

Don Franco

No hay comentarios: