El Teatro alquímico.

Capítulo 3 de "El teatro y su doble".

Primero un poco de marco y contexto histórico. La alquimia es una práctica que data aproximadamente de 8.000 años de antiguedad, según la fuente y según el lugar donde se haya difundido. En China se relaciona con la medicina, En Indida con la liberación y la inmortalidad y en Europa con la búsqueda de la transmutación de elementos en oro.
En la literatura se destaca la alquimia, ya sea en personajes, en la temática o en la anecdota, en "El alquimista" de Ben Jonson, "La Tempestad" de Shakespeare, "Frankestein" de Shelley y "Fausto" de Goethe.
En la practica del alquimista se da un proceso de autoconocimento lindante con el ascetismo y el arte. La alquimia es una zona fronteriza, es un borde. Es común el ayuno, el aislamiento, la meditación, el desarrollo energetico mediante la respiración y el estudio y operación en la naturaleza. El alquimista transmuta elementos de la naturaleza con un propósito específico, y para que esta transmutacion sea exitosa, el mismo debe haber atravesado previamente con exito dicha transmutación.
Según Artaud los principios originarios del teatro y los procesos espirituales de la alquimia son similares. Y ambas disciplinas son virtuales es decir que no portan en si mismas, sus fines ni su realidad. Tanto la alquimia como el teatro son dobles de una realidad que no es la cotidiana. Ambos pretenden convocar a la realidad cotidiana, la 'otra' realidad, la 'doblada' aquella realidad que puede percibirse en sueños, en rituales y en la locura.
El actor que va hasta el borde de su realidad debe ir con la fuerza, equilibrio y poderes suficientes para jalar esa 'otra realidad' a esta misma cotidianeidad. El teatro y el símbolo alquimico son dos espejísmos de esa otra realidad. El actor con su cuerpo y en su cuerpo materia realiza operacion alquimicas. La escena tiene una carga simbólica, ya en la escenografia, en la luz, en la musica, en el texto, en las relaciones entre los personajes. Estos elemtnos son los que el actor alquimistas debe convinar, encender si es que el actor representa el fuego de la escena.
El teatro según artaud debería materializar y despertar un drama escencial, primitivo y genealogía de todos los dramas, debería evocar, mediante formas, sonidos, musicas, volumenes y estados de intesidades, amenazas subterraneas y subcutaneas enla piel del participante-espectador. El drama escencial se evoca de una voluntad unica, cruel e irrefenable que nace del cuerpo del actor. Ese drama es origen de todos los conflictos, raiz de los grandes misterios.

El Teatro como la poesía debe nacer de una anarquía organizada, o de esa sensación de peligro y riesgo mortal que quienes hayan experimentado ceremonias de medicina o temascales comprenderán. Esa senación al mismo tiempo se contiene por un límite, la acción simbolica que da comienzo al ritual y la acción simbolica que lo finaliza. Así como en el ritual, en el teatro,el actor también debe armarse su acción simbolica para empezar y finalizar el trance.

No hay comentarios: