acción y percepción

De hace algunos años a la fecha sostengo tanto en la práctica como en la teoría que en el arte dramático primero trabajamos con la percepción y luego con la acción. En la doctrina del "sistema stanislavski" y sus sucesores en Argentina como Serrano, Gené o Fernandez por solo nombrar a los ancianos a quienes respeto, la percepción como trabajo no aparece, sino que en su lugar está la adaptación y ellos detacan que  todo empieza y termina en la acción.
Recientemente tuve la oportunidad de trabajar como productor y guionista de cine. Tuve la oportunidad de aprender a producir en la práctica confirmando una vez mas que cualquier estructura dramática que intente ser útil al actor puede mejorarse si ella empieza desde el trabajo con la percepción. Es decir que si un actor realiza determinada acción, en determinado entorno, para cumplir determinado objetivo y pretende modificar al otro personaje, creo que antes que nada todo debe "percibirse".
En mi trabajo como productor, tenía que lograr interesar (objetivo) a mucha gente, mostrando, resumiendo y presentando (acciones) el proyecto. A cada una de las personas con las que me reuní le pasaban distintas cosas con la idea de involucrarse en una película y en cada caso tenía como condicionante unos 20 o 40 minutos para lograr mi objetivo.
La capacidad de modificar al otro personaje para lograr el objetivo depende mucho mas de la percepción que pueda tenerse de éste, mas que de la capacidad de racionalizar y comprender el funcionamiento de la escena en relación a la estructura dramática.


No hay comentarios: