Apuntes sobre la creación teatral

Tengo la hipótesis que la creación teatral viene de afuera hacia adentro, no de adentro hacia afuera, como plantearan tipos como Stanislavski y Strasberg, quienes afirman que la creación viene del interior de la imaginación del sujeto. La creación teatral es un hecho social, y el artista del teatro es quien da una respuesta a ese hecho social. El creador no está por fuera de los conflictos y las tramas que pone en escena.
No se trata de decir "Está bien, cada uno crea de la forma que mejor le parece". Es cierto que las cosas terminan siendo de esa forma, pero es muy ingenuo pensar que no estamos influenciados por un sistema pedagógico con vínculos con las políticas culturales contemporáneas.  Defender el hecho de que es la imaginación del individuo la responsable de las ideas para la escena es una posición individualista, en cambio posicionar al artista como un rol necesario para la sociedad que da respuestas a partir de un proceso que viene de afuera hacia adentro para resurgir hacia el afuera teatral, es una posición social.
Todo esto viene a cuenta de una escena que presencié el otro día y me resultó conmovedora. Las sensibilidades son variables por supuesto. Cada teatrero dará repuestas a situaciones distintas. Griselda Gambaro decía que si la imagen vuelve hay que escribirla. Creo que hay que estar muy permeable todos los días a recibir las imágenes, las situaciones y los personajes que nos conmueven.
El otro día vi el primer beso de una pareja, en la calle. Ella y él tendrían unos 30 años. Estaban en la calle, esperando un taxi. Eran las 9 de la noche. El la había acompañado y ella sostenía de la mano a su hijito de unos 5 años. Ella seguramente madre separada, el, soltero.  Él paró un taxi y se dieron un beso torpe en la mejilla muy cerca de la boca. Los dos querían que el beso de despedida fuera en la boca pero no lo lograron. Elĺa abrió la puerta del taxi algo desesperanzada, y el niño entró. Ella sostenía con una mano la puerta, se dio media vuelta y lo miró. Ella sonrió pidiendo en ese gesto un beso. El se acercó se dieron el beso mas breve y dulce que vi en mi vida. La escena me conmovió. Una madre volviendo a empezar, un solterón empedernido proyectando una pareja...
Simplemente con esa escena podría escribir una obra sobre el amor, sobre la depresión, sobre la capacidad de aprovechar las oportunidades, sobre los hombres y mujeres que vencen a sus miedos y mandatos. El drama está entre nosotros y nosotros somos parte del drama. No somos simples observadores. Somos parte del tejido, nos diferenciamos en que tenemos el arte y el oficio de saber ver y contar historias.

No hay comentarios: