El circo Criollo y Juan Carlos Gené.

Me levanto muy temprano pensando en leer algo de Gené. Es un sábado de Otoño a las 5.30 de la mañana. Aun no sale el sol. Preparo mi tradicional desayuno, mate con miel y hoja de coca. Prendo la radio y busco radio nacional. Sintonizo una radio, que parece Radio Nacional, pero no alcanzo a descubrir si es, por estar aun muy dormido.
Sigo pensando en Juan Carlos Gené. Recuerdo el glorioso año que estudié dirección con él. Cuanto aprendí de "El Viejo" como le decíamos tímidamente.
Recuerdo que uno de estos Domingo tengo que ir a ver la obra de teatro escrita por Gené, "Golpes a mi puerta", que está en cartel porque actúa una actriz amiga mía, Eugenia Palioff. A Euge la dirigí en dos obras: "Instrucciones para dormir sin pesadillas" y "El Eskape del Panóptico". Euge es una muy buena actriz, por algunas cualidades particulares. Antes que todo siempre está aprendiendo, es decir que logró comprender que el crecimiento, el aprendizaje y la vida van de la mano porque es nuestra naturaleza vivir creciendo y aprendiendo. Es decir, saber madurar. Euge sabe madurar como actriz, sabe crecer como actriz, sabe vivir como actriz. Por eso siempre me resulta muy interesante ir a verla actuar, aun en sus trabajos que no me guste mucho el texto o el criterio de dirección. Otra de las cualidades que siempre elogié de esta actriz es su capacidad de confiar en la intuición y dudar de la razón. Me acuerdo los años cuando ensayábamos, cuando venía con una propuesta sobre alguna situación escénica. Era maravilloso. Me contaba cada ocurrencia con la frescura y picardía de un niño que está preparando una travesura, o demostrando sus poderes mágicos. No se si los actores viven el teatro como una travesura o como un ritual mágico, o ambas cosas. Pero es maravilloso, cuando vienen en un ensayo a contarte las fantasías y las cosas que ven, y las aventuras que se les ocurren. Palioff es una gran actriz porque confía en su percepción y en su capacidad de comprender la escena con el cuerpo, pero sabe que los directores somos medio idiotas y tiene que explicarnos en palabras (Que aburrido...) lo que ella quiere hacer en la escena. creo que los actores que tienen estos poderes mágicos, están entregados a algo misterioso que ni los pedagogos ni los directores comprendemos. En fin...vuelvo a Gené porque no me quiero ir de tema.
Escuchaba un tango en la radio. Un tango elogiando el viejo circo criollo, aquel en el que había obras de teatro. Aquel de los hermanos Videla, que hoy lo enseñan y defienden. Pensé, que eso es parte de mi tarea, de alguna forma colaborar a revivir el circo y el teatro criollo en cada pueblo argentino. Entonces me voy a leer "Escrito en el escenario" de Gené, abro una pagina al azar y me encuentro con esta maravilla:

"El Herrero y el diablo" fue el producto de un proceso creativo durante el cual mi principal preocupación pasaba por lo nacional, esto es, por tratar de explicarme de dónde venía el actor y el dramaturgo que asomaban en mi y como había que hacer para revitalizar el teatro y darle continuidad al viejo circo criollo. 


Ahí fue, que todo se ordenó solo. Esas cosas de la magia y el misterio. Como que me di cuenta que siempre voy caminando el mismo camino, un camino que caminaron muchos teatreros antes que yo lo caminara. Y que a Juan Carlos Gené, le costó el dolor y las lágrimas del exilio con la dictadura del 76, por defender al peronismo. Además a Juan la mal llamada revolución libertadora lo dejó sin trabajo, expulsándolo de una cátedra en la universidad de La Plata. En el siglo XX, el odio y las peleas de poder le hicieron mucho daño a nuestro pueblo. Espero en este siglo podamos evitar que vuelvan a pasar 4 dictaduras militares como hubo en el siglo pasado en nuestro país.

Por eso es que hay que recordar a los antepasados y soñar un mundo mejor para las futuras generaciones. Por eso también el próximo Domingo voy a ver "Golpes a mi puerta", porque me están llamando. Golpean a mi puerta. ¿Será mi actor interior?

No hay comentarios: